Cuadernos de Campo | Trip Reports

28-06-2010 Embalse de Arrocampo

  • Desde Monfragüe Rural queremos compartir con todos los amantes de la naturaleza nuestras salidas al campo por lo que inauguramos este Cuaderno con las observaciones realizadas el sábado 26 de junio en el embalse de Arrocampo



Salimos temprano, pues el calor aprieta, destino al Embalse de Arrocampo; el embalse de Arrocampo se sitúa en el noreste de la provincia de Cáceres, en el límite oeste de la comarca de Campo Arañuelo y muy cerca de Monfragüe.

En la actualidad, 687 Has. del embalse y de su perímetro de orillas se encuentran protegidas dentro de la Red Natura 2000 con la categoría de ZEPA. Asimismo se ha creado un Parque Ornitológico en Saucedilla con el objeto de facilitar las visitas.

Llegamos al Embalse a eso de las 07:00 y nos dirigimos al Punto de Observación Nº 1, muy cerca de la Oficina de Información del Parque Ornitológico. Nos situamos por debajo de la Caseta de Observación y a los pocos minutos comenzamos a observar el ir y venir de las garzas Imperiales que crían en este lugar. La Garza Imperial es algo menor que la garza real, de cuello más fino, largo y rayado, lo cual le otorga un perfecto camuflaje entre carrizos y cañaverales que sólo la hacen detectable por el movimiento. Necesita orillas con mucha vegetación donde pesca sin dificultad peces de pequeño a mediano tamaño. Anida en Arrocampo y durante el otoño y el invierno emigra.

Hay un movimiento constante de garzas entrando y saliendo de los nidos ubicados en el carrizo y podemos observar a estas bellas aves durante toda la mañana en sus continuas idas y venidas.

Justo a nuestros pies, entre el carrizo, aparece un ejemplar de calamón que no parece asustarse de nuestra presencia. El Calamón es un ave con un plumaje de intenso azul oscuro con irisaciones brillantes, patas pico y escudete en la frente rojo. Ligado a masas de aguas quietas con abundante vegetación palustre en las orillas y nenúfares. Se alimenta principalmente de vegetales acuáticos aunque puede capturar pequeños animales. Reproductor en el embalse de Arrocampo. No necesitamos utilizar los prismáticos pues está a escasos tres metros de donde nos encontramos. Después de observarle durante largo tiempo, desaparece entre el carrizo.

Durante la mañana podemos observar los vuelos entre le carrizo de varios ejemplares de avetorillo, si bien no tenemos la oportunidad de poder observarlos posados pues se camuflan entre la vegetación. El avetorillo es un ave pequeña, del tamaño de una paloma, de patas largas y amarillentas, pico largo fino y amarillo anaranjado. Frecuenta lagunas con abundante vegetación donde pasa totalmente inadvertido, sólo es detectado cuando vuela desde una orilla a otra o por su canto. Se alimenta de pequeños animales acuáticos.

Otra de las aves que podemos encontrar en Arrocampo se delata por su incesante canto; hablamos del buitrón. El buitrón es un ave muy pequeña, una de las especies de menor peso de la península. Su plumaje es de color marrón arena con listas oscuras y pecho más claro y limpio de manchas. Lo observamos en zonas de vegetación palustre, cultivos de cereal, regadíos y márgenes de arroyos y ríos. Se alimenta de pequeños insectos, arañas y otros invertebrados. Es característico su vuelo ondulado mientras emite su canto en los ascensos. Está presente todo el año.

Sobrevolando el embalse podemos observar una hembra de aguilucho lagunero en busca de alimento. Como otros aguiluchos presenta alas largas, cola larga y patas muy largas. Frecuenta humedales, arrozales y cereales que tengan cerca vegetación palustre. Anida en el suelo, y al ser el mayor de los aguiluchos ibéricos se atreve con presas más grandes como gallinetas, patos, ratas de agua o incluso peces. Su población en Extremadura tiende a aumentar y está presente todo el año.

Nadando en el embalse observamos cormoranes, ánades reales, gallinetas y somormujos.

Bien entrada la mañana, podemos ver sobrevolando el embalse un bando de avefrías, que parecen resistirse a abandonar Extremadura.

Cuando las luces comienzan a dificultar nuestras observaciones, al igual que numerosos pescadores que se acercan a donde nos encontramos, abandonamos la Caseta y nos dirigimos al camino que conduce al Mirador Nº 5.

Por el camino podemos observar el vuelo de numerosos milanos negros, cernícalos e, incluso, un ejemplar de alimoche.

En unos árboles secos observamos al ave que andábamos buscando en este camino: el elanio azul. El elanio es una pequeña rapaz del tamaño de una paloma de plumaje gris azulado y llamativos ojos rojos. Habita en dehesas abiertas, pastizales con árboles aislados y cultivos extensivos de cereal. Captura principalmente roedores y pequeños pajarillos al anochecer y al amanecer, aunque en días nublados lo hace a cualquier hora. Puede criar varias veces en un mismo año si dispone de alimento; no es un ave migradora aunque se desplaza siguiendo la abundancia de roedores.

Como sabemos que está en plena época de cría, abandonamos el lugar para no ocasionar molestias con la satisfacción de haber disfrutado de su avistamiento durante unos minutos en su posadero.

Para terminar nuestra jornada nos dirigimos a Saucedilla. En la Iglesia nos deleitamos con los incesantes vuelos de la colonia de cernícalo primilla. El cernícalo primilla es algo menor que el cernícalo vulgar. Suele anidar en huecos de iglesias y edificios que se disputa con las grajillas, aunque para cazar se desplaza hasta campos abiertos o cerealistas próximos a pueblos y ciudades. También utiliza el cernido como vuelo de caza aunque suele ser más insectívoro que el cernícalo vulgar. Están en plena época de cría, por lo que podemos observar a los adultos en su constante ir y venir aportando presas a los pollos.

Terminamos nuestra jornada y, en el camino a casa, planeamos nuestra nueva escapada, de la que os mantendremos informados en el Cuaderno de Campo.

Natalia Moral Torralbo.
Monfragüe Rural.